Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Conferencias’ Category

 

En la vida hay que ser feliz. Haz lo que te guste y serás feliz, aunque no tengas dinero para alimentar a tu familia. Si te haces rico amargándote la existencia por hacer algo que no te apasiona, desengáñate, no tienes nada.

Juan Araluce Martinez de Azagra, Presidente Vestas MED.

En la vida hay que tomar decisiones. Elegir la carrera que uno desea estudiar es una decisión, que aunque no marque el resto de tu vida, sin duda es considerada como una elección clave en el periodo de formación como persona. Bien, cuando uno decide hacer ingeniería química, realmente no sabe absolutamente nada referente a lo que se va a dedicar, sólo sabe que le gusta la química y que no quiere pasarse el resto de su vida en un laboratorio, que quiere algo un poco más grande. Esto es debido básicamente a una desinformación generalizada que única y exclusivamente se da en España, ya que en el resto del mundo somos unos de los profesionales más admirados y valorados.

Fundamentalmente, tras avanzar, recibir muchos palos y madurar, uno se percata de que su futuro puede llegar a ser apasionante. Una de las vías de hacer dinero, es montar una empresa relacionada con el sector químico. La clave es la empresa. Es difícil ver a químicos hacerse ricos, pero es posible si tratamos de elegir de una forma razonada dónde pensamos atacar con nuestro producto. En este punto se nos plantean tres alternativas entre las que tendremos que apostar si se nos plantea la disyuntiva a la hora de poner en marcha nuestro negocio:

  1. El producto que quiero realizar es novedoso, no existe en el mercado.
  2. El producto es realizado por una empresa cuya cartera de clientes se encuentra insatisfecha con el trato recibido por el fabricante.
  3. Se trata de un producto en el que su fabricación implica una competencia brutal entre distintas empresas.

A priori, parece lógico pensar que triunfaríamos en un mercado donde los clientes se sientan muy insatisfechos. Nada más lejos de la realidad, ya que nuestra empresa tendría un 95% de probabilidades de irse a la quiebra a las primeras de cambio. Esto es debido fundamentalmente a que preferimos (como clientes) lo malo conocido que lo bueno por conocer. Así somos. La alternativa de transformar una idea novedosa en un producto absolutamente nuevo, significaría romper con todo, y si el producto es bueno, tener mucho éxito. No obstante hoy por hoy es difícil tener una idea que no esté ya inventada, y siendo realistas, esto nos llevaría mucho tiempo y se perdería dinero.

 De esta forma, como empresarios sobreviviríamos más en un mercado lleno de competidores, ya que podríamos ofrecernos como una alternativa seria mediante la elaboración de estrategias que permitieran darnos el O2 necesario para sobrevivir.

Anuncios

Read Full Post »